Descubriendo EL MONTE de Bejar.

Como cada jueves, toca entreno por la zona del curro, único día que cato la montaña. Desde la ventana siempre veo "El Monte de Bejar", lugar setero de la zona y en estas fechas un sitio tan bueno como otro de la zona.

Dejo el coche en la Fuente del Lobo y tiro por el primer camino que me encuentro. La zona es bastante chula con sube bajas rodeados de un tupido bosque y de riachuelos completamente congelados.





Como a 100 metros a un lado del camino, veo a un paisano. Con intención de una charla rápida que solucione mi más que evidente desconocimiento de hasta donde me lleva el camino, me dispongo a darle algo de charla. Quedan solo algunos metros cuando observo que no estaba sentado descansando de los sudores de la cuesta, sino que más bien eran otros esfuerzos los que tenía entre manos. Decenas de hectareas y el tío no se separa ni 5 metros del camino.

Me planteo decidirme si pasar andando para darle tiempo a recomponerse, o aumentar el ritmo y escapar lo antes posible de una evidente situación comprometedora. Este es el dilema.

Me decanto por lo segundo y el pobre hombre casi del susto, en un alarde de salto, subida de pantalones y disimulo casi se me mata allí mismo. No se como habría explicado la instantánea de estar en mitad del monte con un paisano inconsciente y sin pantalones. Creo que el socorrido "no es lo que parece" no hubiese sido suficiente. Todo quedo en el susto del pobre y en la lección de traer las cosas hechas de casa.

Pocos minutos después llego al Cedro de la Francesa y apunto en la lista otro árbol ilustre que todo pueblo tiene que tener (El Roblón de Estalaya, Pino Pilancones...).



Paradita, foto y continuo la pista, que después pasa a senda y termina en un arroyo. Cojo algo de altura subiendo su cauce y tras consutar el GPS, entro en un prado dende me encuentro con la Fuente de la Señora. Aquí cedido volver por Peña Negra va a ser un palizón y busco ya la vuelta pero sin volver por el camino ya pasado.




  Con mucha suerte me topo con un sendero muy confuso que gracias a unas marcas amarillas y rosa en forma de triángulo me ponen en 15 minutos de nuevo en la Fuente del Lobo de caminito a casa.

  Buen paseo para coger forma poco a poco, pero que habrá que meterle más km si quiero llegar con al menos con la forma mínima a la III Carrera Alto Sil el 20 de marzo.

A las faldas del Fraile. 2 de enero 2011.

Con ganas de hacer una visita a los amigachos de Cervera para inaugurar el nuevo año, me entero que los muy pájaros están en Formigal. No pasa nada, otra vez será. Pero no por eso vamos a quedarnos en casa, que tenemos mucho turrón que quemar.
Ya en Guardo y primer día en un bar con la Ley Antitabaco, me tomo con calma el desayuno con las gracietas de los fumadores de fondo, disfrutando por primera vez de una tortilla de papas que sabe y huele a lo que es.

Un buen día para el paseo, con algo de niebla a primera hora, pero soleado el resto del día. Dejo el coche junto en el aparcamiento del Pinar de Velilla con idea de acabar la carrera en esta zona (las ganas).


Primeras rampas hasta Valcobero y primera parada para beber y saludar a los paisanos de la zona y to palante que queda hasta el Cristo Sierra lo peor.
Ya a la altura del refugio, comienzo a pisar nieve y con cuidadito a lo paso chiquito de la calzada dejo el Fraile a mi izquierda.


Aquí llanea bastante, así que aprovecho y voy más rápido junto al arroyo del Hornillo hasta que comienzan las primeras dudas de como seguir. Mira que Álvaro me dijo to tieso, pero es que el "camino" de la izquierda tenía muy buena pinta.




Resultado: una más de atroche, raspones, algún corzo y de mira que se donde estoy pero no puedo salir....hasta que por fin llego a un cortafuegos que me deja en la carretera de Valcobero.

Desde aquí a tan solo 3 km y llego al coche con la espinita de algún día volver y completar de forma circular a través del Pinar de Velilla.


Páginas vistas en total