III CARRERA ALTO SIL

Esta vez si tocó. Después de quedarme con las ganas el pasado año, el domingo me estrené en esta maravilla de carrera a la que espero que sea la primera de visitas futuras. Impresionante organización, ambiente e implicación de los pueblos por los que pasamos.

Responsable de logistica oteando.


Bueno,al tema. Muchos meses ya desde el infierno helado de Peña del Tren, ya teníamos mono de una nueva temporada de carreras de montaña. Demasiados para mi sus casi 30 km para empezar tras el invierno, pero no vamos a ser cobardes, que siempre me pongo llorón y al final acabo, fatal, pero acabo.
Llegamos a Santa Cruz del Sil el día antes y el ambientazo era tremendo. Con todos los 400 dorsales cerrados nadie se quería perder este fiestón. Bocata de filete local, partido por la tele, cervecitas y charla técnica donde a todo el mundo le quedó bien claro que no se aburriría nadie: carrera no muy técnica pero con pistas, senderos, agua, brezos, pueblos abandonados, agua y más agua.


La salida, en plan reservón sabiendo lo que me esperaba y pillando ritmo poco a poco. Tras pasar por la Cabaña de Ulises y bajar hasta Páramo del Sil en el km 9  los ánimos de los lugareños y el primer avituallamiento solido, empezamos a subir el desnivel más duro que nos conduciría al Alto de Primout.
  Hasta Primout es todo bajada y si algo me queda claro, es que si subir soy regulero, bajando soy  penosito. O el resto es muy bueno, porque me pasan de tres en tres. Una vez en Primout da pena no parar en un lugar con este encanto. Parece sacado de hace cinco siglos. Solo vive una persona y no tiene acceso por carretera.  Es una pasada y espero algún día ir de pateo y disfrutarlo en condiciones.


 Km 19 y toca parque acuático con barro y agua a tutiplen. Quedan 10 para meta y último desnivel. Calculo fuerza y me veo en meta en hora y cuarto. Las ganas, se acabo el mirar el bonito paisaje y comienza la última subida con el cogote gacho a dos metros por delante de mis pies. La verdad es que se me hace super duro y el sol pega que da gusto. Por otro lado me ahogo en mocos y por mucho que práctico siempre acabo pringao. No se como coño lo hacen los futbolistas en la tele. Empiezo a perder posiciones de forma sonrojante. Llego a la Collada en el  km 25 y respiro ante los últimos 4 que me quedan de bajada. Esto esta chupao. La verdad es que si lo se, hubiese preferido seguir subiendo, menudo festival de cuádrices y gemelos. Daban más botes que una pulga borracha.
  Al final con las "pupitas" 4:30. Menudo paquete. Menos mal que se marcaron en el pueblo una paella que quita las penas a cualquiera.

La culpa fue del viento

Llegan los carnavales y como no, toca visita a Canarias. Pero  no será para vestirnos de loca, esta vez voy a casa de  Heri en  Fuerteventura a desempolvar la cometa que lleva más de un año guardadita.  Falta un día para coger el vuelo  y no me puedo creer  que después de esperar tanto tiempo para darle al kitesurf, llega el puente y el viento desaparezca por completo. De verdad que hasta ese momento  las condiciones eran perfectas, y para mas coña, encima llueve.

  Menos mal que seguramente me tendrán más de un plan alternativo. Ya solo con guardar el forro polar merece la pena la visita. Por supuesto al día siguiente ya tengo la bici a la puerta para darnos un paseo de treinta y pico km y conocer algo más que cerveza y playa (que tampoco está mal).

  Pues eso, día 1 paseito en bici con piscolabis de tartita casera en Lajares y carretera hasta Majanicho para volver poco a poco hasta Correlejo por la costa.



   Pese a ser carnavales, en Corralejo los celebran dentro de dos semanas, así que me quedo solito y me busco el plan perfecto: Visita a la Isla de Lobos.

  El día amanece cerrado, pero esto no cambia los planes de 15 personas que tomamos un barco que en 15 minutos nos deja en el muelle de Lobos.  La zona es impresionante, como se nota que la única manera de cuidar algo es estar en ella el  menor tiempo posible; ver, tocar, oler sentir, disfrutar y dejarlo como estaba.

    Y llegó el martes y toca volverse, pero como me quedan 4 horas para coger el avión tengo que aprovechar: carrera cresteando las calderas volcánicas que tengo a la puerta de casa. Muy recomendable tanto corriendo como andando. Unas vistas impresionantes y ganas de repetir cuanto antes.

  Tres días a piñón que habrá que repetir. Heri vete de vacaciones que yo te cuido la casa.




A CANDELARIO por La Canaleja.

Parece que el día no invita; frio, viento y ganas de ponerse a llover. Pero que vamos a hacer hasta las 4:00? Y es que el Alto Sil ya está a menos de tres semanas y si no me pongo las pilas no llego ni al Km. 10.
Así que engañando un día más a Ricardo, nos vamos de charleta hasta que las rampas finales nos obligan a dejar nuestras interesantisimas coversaciones.
La vuelta por la carretera ya no moló tanto pero es lo que toca.
Nada, 50 minutillos para ir acumulando km para llegar a Ponferrada y no rendirnos en las primeras cuestas.

Páginas vistas en total