De la Alberca a la Peña de Francia

Vamos a darle a una carrera bonita para quitar la espina del Valcebollas. Se animan Luisma y Kaito en esto del monte y nos marchamos para la Sierra de Francia. El objetivo corretear hasta la Portilla Bejarana, espectacular monumento natural, eso dicen, que yo ni siquiera sabía que estaba por estos lares.

Como somos gente de bien nos acercamos a la Casa del Parque para amablemente pedir información. En esto que el jefe del lugar me comenta: - Si, si, zona preciosa y... otra cosica... el permiso pa pisotear este bello paraje.
- Pero mire usted, si va a ser como en la guerra. Entrar y salir sin hacer ruido.
- Ya, ya, sin hacer ruido con esas pintas.

Total que decidimos dejarlo para otro día. Será por monte. En 10 segundos plan alternativo y patapun pa la Peña de Francia que también le tenemos ganas.








Integral del Valdecebollas 2011

Han tenido que pasar seis días para decidirme a poner una nueva entrada que de haber sido la carrera de otra manera, no habría tardado ni seis horas.
Muchos meses con ganas de volver a correr la Integral del Valdecebollas y ya semanas antes me rondaban malas sensaciones que al final dan el resultado que dan.
La salida con ganas y con menos participantes que el año anterior. Una pequeña variación en la zona de las escombreras hacían más interesante el recorrido.


No fue hasta salir del bosque a la altura del tercer avituallamiento cuando el coco ya empezaba a preparar al cuerpo para convencerme poco apoco de que este no era el día.

Llego a la cumbre del torreón y si no es por Álvaro que me anima, como me llamo Alberto que me retiro. La verdad es que con la bajada y recuperé bastante bien. Me veía con ganas de nuevo hasta que llegó el mazazo moral. Noto a mi espalda un par de corredores y cuando me giro, me encuentro el soplido en mi nuca de los corredores escoba.

Varios calambrazos después llego a la Collada. Solo 15 minutos más tarde que el año pasado pero sin los animos necesarios para  enfrentarse  a una prueba como esta.
La cabeza me pide dejarlo como está. Me encuentro en  un estado de sensaciones neutras, ni frio ni calor. Al día siguiente cuando no tengo ni la más mínima sobrecarga, lo neutro se torna en mosqueo y de sensación de no haber luchado suficiente.
Dos más dos casi siempre han sido cuatro, por lo que no entrenar, estar tocadillo y dormir solo conco horas previas a la carrera no podían dar otro resultado.

Páginas vistas en total